Barra de vídeo

Loading...

viernes, 25 de diciembre de 2015

Navidades y un poco de Historia



En Navidad suele estar presente en muchas casas un Belén que representa la escena de la natividad de Cristo. Por esta razón, tan acorde a estas fechas, estaría bien ahondar en el origen de esta tradición cuyos inicios están entre tinieblas. Frecuentemente, se atribuye su origen al siglo VIII, momento en el que se pone de moda la representación teatral tanto de la escena de la Natividad como de la Resurrección de Cristo. En estas se mezclaba la introducción de personajes evangélicos con otros de carácter profano e inventado.  
Pero si existe una fecha que se sabe a ciencia cierta es la de 1223, cuando San Francisco de Asís tras una peregrinación a Tierra Santa realiza una representación de la Natividad en la Cueva de Greccio (Italia) donde ya aparece una construcción de las figuras básicas del Belén: la Virgen, San José, el niño Jesús; así como el Buey y la Mula que simbolizaban la humildad de las circunstancias. 

Belén más antiguo conservado en España procedente de Borgoña (Siglo XV- Palma de Mallorca)
 
Este punto de partida daría origen a un fenómeno que se extendería por toda Europa, sobre todo a partir del siglo XVII. Con el Barroco en Italia es cuando comienza a expandirse el uso de figurillas realizadas con terracota y decoradas con detalles de cristal y madera. La representación de la Natividad supuso un simbolismo de poder, de ahí que las figuras estuvieran vestidas con trajes a la moda de la época con ricas telas y adornadas con piedras y metales preciosos. Pero no sólo las figuras centraron el foco de atención, la escenografía cobra en este siglo todo el protagonismo, haciéndose representaciones de las ciudades de la época. Las escenas costumbristas reflejan la pura realidad de la vida italiana del siglo XVII, desde las capas sociales más altas hasta las más humildes.
Hoy en día, la tipología más famosa es la procedente de Nápoles donde el diseño y realización de belenes se hizo un arte en el cual colaboraban los artistas más destacados de la ciudad. Su introducción en España se debe a Carlos III, rey de Nápoles entre 1731 y 1735, quien a su llegada para reinar tras la muerte de su hermano Fernando VI trajo esta tradición napolitana. En su colocación cada año se invertía una gran cantidad de tiempo de manera que fuera original y completamente diferente de la diseñada en años anteriores.
Esta tradición, que ha seguido perviviendo generación tras generación, cobra vida de nuevo en esta época del año. Para quienes estén por la Capital este año, una de las mejores recomendaciones es ir a visitar el situado en el Palacio Real, que consta con más de 200 figuras y cuya escenografía este año está dedicada por completo al ambiente ilustrado de la Corte de Carlos III. Un honor al nacimiento del monarca del cual este 2016 se cumplen tres siglos. 

Fotografía tomada de la página web: Hola.com

Y para quienes estén por la capital vallisoletana, o quieran hacer una excursión, imprescindible es visitar el Belén Napolitano ubicado en el Palacio de Villena del Museo Nacional de Escultura. Ambientado en el Nápoles del siglo XVIII con más de 600 figuras que combinan lo sagrado y lo cotidiano, recreándose incluso su paisaje con la bahía y el volcán; así como la arquitectura neoclásica característica de la época.

Fotografía tomada de la página web: Museo Nacional de Escultura de Valladolid

Tras esto, sólo me queda desear a los mejores compis y profe que paséis unas felices fiestas rodeados de ilusión y los que más queréis. Nos vemos el año que viene ;)

4 comentarios:

  1. Nunca se me había dado por pensar en el origen de los Belenes, y ahora que le leído tu post me parece de lo más curioso.

    ResponderEliminar
  2. De pequeño mis padres siempre nos llevaban a mi hermano y a mí a ver los Belenes de las iglesias (y uno impresionante en un cuartel militar). Con el tiempo he perdido el interés, pero me has hecho recordar lo mucho que me gustaban.

    ResponderEliminar
  3. Muy bien por Cristina y su entrada, así como por los comentarios que ha suscitado.

    ResponderEliminar