Barra de vídeo

Loading...

lunes, 18 de enero de 2016

Excursión a la fábrica de vídrio de la Granja de San Ildefonso

Fundación: Centro nacional del vidrio. 
              
                 Hace un tiempo fui de visita a la antigua fábrica de vidrio de La Granja de San Ildefonso y me gustaría mucho compartir la información obtenida de la visita guiada y todo lo que pude aprender ese día. Os recomiendo ir a visitarla porque merece la pena. Uno tiene la oportunidad de ver en directo el soplado del vidrio y la fabricación artesanal del mismo.

La Real fábrica de Cristales de la Granja. Historia:
             
              El Real sitio de La Granja de San Ildefonso fue una creación de Felipe V, destinado a construir su residencia permanente. Allí quiso vivir retirado junto con su esposa, Isabel de Farnesio, una vez abdicara de la corona, lo que hizo en enero de 1724, pero en ese mismo año, muere su hijo Luis I, lo que le supone la vuelta al trono. A partir de entonces, La Granja fue sencillamente la residencia favorita del soberano.
                Los reyes querían rodearse de objetos dignos de su categoría y Felipe V no quiso tocar las antiguas colecciones reales. Se establecieron una serie de manufacturas financiadas por la corona, la Real Fábrica de Cristales de La Granja, la de tapices de Santa Bárbara y la de porcelana del Buen Retiro, etc. Se invirtieron cuantiosas sumas de dinero para adquirir la tecnología necesaria y el personal especializado. El objetivo era abastecer de objetos a los palacios y residencias reales.
                La fábrica sufrió dos incendios consecutivos en 1770 y Carlos III ordenó la construcción de un nuevo edificio a Juan de Villanueva y a Bartolomé del Real, que es el edificio que vemos hoy en día.
              Durante la Guerra de Independencia se paraliza la fábrica y Fernando VII la alquiló para que fuera explotada por una industria privada. Hasta los años sesenta, había una cooperativa obrera y el edificio quedó abandonado hasta los 80, después se construye la fundación Centro Nacional del vidrio.  

Un secreto de Estado.
                
         En la península, no había artífices lo suficientemente diestros y conocedores de las composiciones del vidrio e Isabel de Farnesio quiso atraer a maestros vidrieros. En aquel momento, la fabricación y las técnicas del vidrio eran un secreto de Estado y desvelar los secretos de la manufactura, era un delito castigado con torturas y hasta con la pena de muerte. Isabel de Farnesio consiguió a escondidas traerse maestros de Francia para que trabajaran en la Real Fábrica de Cristales a cambio de suculentas cantidades de dinero. Llegaron expertos vidrieros de Francia, Alemania, Bohemia y otros países el centro de Europa. Cada fábrica europea contaba con sus propias recetas para realizar sus composiciones vítreas.  

¿Qué se fabricaba?
               
            Fue una prestigiosa manufactura donde se dieron los avances tecnológicos y artísticos más  ambiciosos de toda Europa. No se escatimaron los esfuerzos económicos para incrementar la calidad. En un principio, la fábrica era para abastecer al palacio de vidrios planos, para las ventanas y los espejos, pero también se fabricaron vajillas, objetos de adorno, lámparas y objetos de óptica. Había un taller de esmaltado, donde un maestro catalán aportó las fórmulas de esmalte tradicionales usadas en la vidriera catalana, un taller de grabado, de tallado, etc. Los vidrios y cristales de La Granja siguieron las pautas de moda en las fábricas europeas. Se realizaron técnicas semejantes a las venecianas y a las de Bohemia. En 1780, llegó la influencia inglesa por el descubrimiento del vidrio de plomo que le daba más dureza, y por lo tanto era más adecuado que el veneciano para hacer labores de talla.

Enciclopedia de Diderot: Maqueta de mesa de vaciado:


La fabricación de espejos.
                
              Se realizaron los mejores espejos de Europa. En la fábrica de La Granja se llegó a verdaderos alardes técnicos, fabricando las lunas de mayor tamaño de Europa. Se decía que en los espejos, se podían mirar los reyes de España montados a caballo.
                La máquina de pulir espejos y la enorme mesa de bronce para colar el vidrio donde se fabricaban estas lunas fueron diseñadas en exclusiva para esta manufactura. Un espejo era una lámina de vidrio cubierta de una capa de azogue (mercurio), la cual reflejaba los objetos que tenía delante.    El uso del mercurio era peligroso y muy costoso. Los jornaleros que realizaban este trabajo, eran prisioneros de cárcel ya que era peligroso quemar azogue, los gases hacían que se infectaran los pulmones y podía provocar la enfermedad de hidrargirismo y problemas mentales. 

Vidrio plano con cilindros o manchones:










Edificio de la fábrica
                
               Tiene una planta basilical con una gran nave central de hornos y doble crucero. Las bóvedas apoyadas sobre pechinas fueron construidas en ladrillo para preservarlas del fuego, ya que cobijaban los grandes hornos de fusión de vidrio.

Imagen de la fachada:


Horno de fusión:


¿Cómo se fabricaba el vidrio?
               
          El combustible para los hornos de fusión, era la madera de los pinares de Valsaín y de los robledales. Las arenas necesarias como materia prima, provenían también de localizaciones próximas, de la actual Cuéllar. En los crisoles, dentro de los hornos de fusión, se mezclaban las materias primas, la arena de sílice, la cal y los álcalis, sodio o potasio mezclados a mucha temperatura.

Técnica artesanal de elaboración del vidrio:




Conclusión:

Definitivamente es una excursión casi obligada, no solo porque a través de la visita, nos trasladamos al pasado de nuestra historia sino por la oportunidad que tenemos de ver el soplado y la fabricación artesanal del vidrio en directo.

BIBLIOGRAFÍA
BREÑOSA, R. (1991). Guía y descripción del Real Sitio de San Ildefonso. Madrid. Biblioteca Nueva.
MARTÍN PÉREZ, P. (2002). Los Tastámara y los Borbones en el Real Sitio de San Ildefonso. Madrid. Lunwerg. S.A.




No hay comentarios:

Publicar un comentario